Lizzette nació en San Pedro Sula, Honduras. Algunos años más tarde, su familia se trasladó a Nueva York, donde transcurrió su adolescencia. Su mayor deseo, de joven, era poder estudiar arqueología para volver a Honduras y participar en las excavaciones arqueológicas de los Maya, que abundan en aquel país. Pero un día, mientras paseaba por las calles de Nueva York, una persona se le acercó y le hizo una propuesta muy interesante. Era algo a lo que Lizzette nunca había pensado ni considerado en absoluto. La persona en cuestión era Eileen Ford, fundadora de la famosa agencia de modelos de Nueva York, y lo que le  proponía era hacer de modelo. Lizzette, después de haber pensado en la propuesta, decidió aceptarla. Así es, la propuesta era muy interesante y le habría permitido viajar, visitando otros países, pudiendo continuar sus estudios. En poco tiempo Lizzette obtuvo mucho éxito en el mundo de la moda y empezó a viajar por Europa, trabajando para las mejores revistas de aquella época: Elle, GQ o Harper’s Bazaar, entre otras.En sus viajes por Italia hizo amistad con Peppone Della Schiava, editor de Harper’s Bazaar Italia y tomó una importante decisión. Después de algunas pruebas, decidió abandonar la carrerea como modelo y aceptar un cargo en el personal editorial de la revista Cosmopolitan Italia como responsable de los servicios fotográficos. Lizzette poseía una indiscutible habilidad para descubrir nuevos y jóvenes fotógrafos con talento. En poco tiempo, su profesionalidad, dedicación y pasión le llevaron a conseguir el cargo de Fashion Director de Cosmopolitan Italia y de Editor-in-chiefde Harper’s Bazaar Italia. En estos años lanzó y consolidó la carrera profesional de varios fotógrafos de gran éxito como Bruce Webber, Chris von Waggenheim, Arthur Elgort, Patrick DeMarchelier, Tiziano Magni, Jimmy Moore, Herb Ritts y Steven Meisel. Estos fotógrafos, eran por aquel entonces muy jóvenes y con poca experiencia, pero Lizzette confió en ellos y les dio la oportunidad de trabajar en las páginas de sus revistas.Además de lanzar y promover a nuevos talentos, Lizzette fue una de las primeras editoras que entabló una colaboración que iba más allá del esquema tradicional de los servicios editoriales de moda. Fue la primera que citó los nombres de quienes participaban en la producción de los servicios de moda, por ello, los mejores profesionales hacían de todo para trabajar junto a ella. Además consiguió desarrollar importantes colaboraciones con personajes ya famosos como Helmut Newton, Robert Maplethorpe, Albert Watson o Norman Parkinson.Otro gran éxito de Lizzette fue la creación y lanzamiento de dos nuevas revistas de moda, Harper’s Bazaar Men’s en 1979 y Harper’s Bazaar France en 1983. Por primera vez en el mundo de las revistas de moda, una mujer, Lizzette, ocupaba al mismo tiempo el cargo de Editor in Chief de nada menos que cuatro importantes revistas de moda en varias naciones.

         La pasión y la dedicación de Lizzette han dejado huella en el mundo de la moda: hoy en día, gran parte de las personas famosas y de éxito en el mundo de la moda, se puede decir que han sido descubiertas o han colaborado activamente con Lizzette.En 1986 Lizzette decidió dejar estos importantes cargos para dedicarse por completo a su familia y sus dos hijos.